Patrocinado por PHPDocX

Averías

El mecanismo de dirección, las ruedas, frenos y suspensión forman un conjunto en el que cada parte depende a su vez del estado o funcionamiento de las otras. Por esta razón, a veces, en las posibles averías de la dirección, un mismo síntoma puede estar provocado por el mal funcionamiento de otras partes del vehículo.

Averías más frecuentes y sus posibles causas

Dureza

A velocidad elevada, la dirección tiende a "aligerarse", por lo que la posible dureza de la misma se revela a velocidad moderada. A veces está provocada por una baja presión en los neumáticos y esto es lo primero que se debe comprobar. Otras posibles causas son:

  • Falta de engrase en las diferentes partes mecánicas de la dirección.
  • Muelles de la suspensión vencidos o flojos (viejos, con muchos km).
  • Ángulo de caída de las ruedas desigual.
  • Algún golpe en una articulación que provoque fricción en la misma.
  • Avería en el sistema oleo-neumático de servodirección que provoque falta de presión en el mismo.

Desviaciones

Otra avería muy común es la tendencia del vehículo a inclinarse hacia un lado. Se comprueba aflojando las manos del volante, en recta.

  • Presión desigual en los neumáticos delanteros o por llevar neumáticos diferentes en ambas ruedas (por tamaño, marca o incluso desgaste).
  • Una posible causa puede ser también una diferencia en el ajuste de las cotas de dirección.
  • Envejecimiento en los elementos de suspensión (muelles vencidos o rótulas de la dirección están gastadas).
  • Los golpes en las aproximaciones a los bordillos provocan una desviación en una mangueta.

Holgura

Uno de los síntomas más evidentes de una dirección defectuosa es el grado de holgura que se manifiesta en el volante, estando el vehículo parado, al girar el volante a izquierda y derecha (una pequeña holgura es indispensable).

En concreto, el peculiar golpeteo que se comprueba al entrar en curvas o pasar baches, puede ser producido por la holgura en las rótulas de dirección o de suspensión, en la sujeción de la caja de dirección, o en los soportes.

Oscilación o "shimmy"

Principalmente se manifiesta a media o baja velocidad. Se percibe a través del volante como una molesta vibración que puede provocar una fuerte inseguridad en la conducción (especialmente si aparece a alta velocidad).

Cuando se manifiesta, especialmente en cuesta abajo, las ruedas delanteras oscilan como abanicándose entre sí. Puede estar provocado por múltiples motivos: un avance incorrecto en la dirección, un simple desequilibrio, inflado desigual en las ruedas, una amortiguación defectuosa u holguras en articulaciones, pernos, etc.

Domingo, 30 de Abril
Foro de autoescuela TV

phpdocx.jpg